Noticia

Noticias

8 de marzo. Día de San Juan de Dios.

Enfermero con paciente

05/03/2020

Sensibilidad enfermera en San Juan de Dios. Curar y cuidar.

La Orden Hospitalaria de San Juan de Dios celebra, el domingo 8 de marzo, la festividad de su fundador San Juan de Dios, patrón de las personas que integran el Cuerpo de Bomberos, las personas enfermas y de la profesión enfermera.

San Juan de Dios está considerado como uno de los precursores de la enfermería moderna y este año esta profesión tiene un mayor protagonismo puesto que la Asamblea Mundial de la Salud lo ha designado como el Año Internacional del Personal de Enfermería y de Partería.

Estos profesionales son cruciales en la prestación de servicios siendo muchas veces el primer y único contacto con los servicios de salud en sus comunidades.

En San Juan de Dios estos profesionales atienden bajo un modelo de cuidados propio que tiene como referencia la centralidad en la persona que necesita cuidados, e implica que una buena técnica debe ir acompañada del respeto hacia el otro.

La enfermería “representa el valor central de San Juan de Dios, la Hospitalidad, a través de la que acogen, curan, cuidan y apoyan a las personas en situación de vulnerabilidad y que para nosotros es la mayor expresión de humanidad”, tal y como explica el Hno. Amador Fernández, Superior Provincial de San Juan de Dios-Castilla.

San Juan de Dios, a través de sus profesionales, cuida la acogida, promociona la salud y se compromete con las realidades más vulnerables de nuestra sociedad.  Un trabajo visible a través de sus centros en los ámbitos de la sanidad, salud mental, personas sin hogar, personas con discapacidad, mayores, formación e investigación.

San Juan de Dios, precursor de la enfermería moderna
San Juan de Dios está considerado como uno de los precursores de la enfermería moderna. El fundador de la Orden Hospitalaria fue un innovador en su tiempo, a nivel asistencial pero también a nivel de organización: separando a los enfermos por dolencias y atendiéndoles de manera integral y con una visión humanizada los cuidados, centrando sus acciones en la visión de la persona que hay tras la enfermedad.