Qué es ser voluntario

El Voluntariado se ha convertido en un fenómeno cada vez más arraigado en el tejido de la sociedad actual. Como consecuencia de la pobreza, exclusión y deshumanización surgen respuestas de solidaridad más cercanas y más dinámicas a la transformación de esa realidad. Al objeto de promoverlo y darle un marco jurídico adecuado, en 1989 se creo la Asociación de Voluntarios de San Juan de Dios, de ámbito estatal, impulsada por la Orden Hospitalaria e inspirada en los principios de voluntariedad, gratuidad, solidaridad, complementariedad asistencial y promoción de nuevos servicios sociales. En 2003 pasa a llamarse Voluntariado San Juan de Dios, integrado en la fundación Juan Ciudad. Es una organización de carácter civil, adecuando su actuación al ideario de la Orden, en su atención al hombre que sufre, desde el concepto integral y unitario del mismo en sus necesidades físicas, psicológicas, sociales y espirituales.

Los fines del Voluntariado de San Juan de Dios son la promoción y prevención de la salud, la mejora de la asistencia y calidad de vida de enfermos, asistidos, necesitados y familiares.

Los objetivos para cumplir los fines son:

  • Promover y defender los derechos y obligaciones de los enfermos y necesitados.
  • Detectar las nuevas necesidades individuales y sociales.
  • Facilitar a sus componentes los medios necesarios para impulsar y formar los voluntarios, así como para propiciar la organización y coordinación de los mismos.
  • Intercambiar experiencias y colaborar con otras asociaciones de voluntarios o con otras instituciones en el desarrollo de programas de solidaridad y bienestar.
  • Promover y difundir la filosofía del voluntariado para el fortalecimiento del tejido social y la promoción de valores sociales y humanos.

El voluntariado de San Juan de Dios junto con los profesionales y hermanos presentes en los centros formamos parte de un proyecto asistencial en el que:

"NUESTRA RAZÓN DE SER ES LA PERSONA ASISTIDA"

El objetivo central del voluntariado, más allá del cumplimiento de tareas, es ofrecer un espacio afectivo, de presencia y de relación "sin prisas", regalando tiempo y espacio físico, pero también tiempo y espacio psicológico y emocional.

Para ello es necesario:

  • Que estés convencido de la dignidad y el valor que todo ser humano tiene, sin distinción.
  • Que apuestes por la centralidad de la persona enferma y/o necesitada sin olvidarte del respeto hacia los profesionales y el resto de compañeros voluntarios.
  • Que seas capaz de superar todo tipo de prejuicio y estereotipo cultural, social, religioso o político.
  • Que te incorpores, no sólo a una tarea concreta sino a un itinerario educativo y a una dinámica de trabajo en equipo.
  • Que quieras formar parte de un proyecto institucional mucho más amplio, caracterizado por la hospitalidad, como valor que conduce a una especial sensibilidad para detectar y atender a aquellas personas más vulnerables, más deterioradas, más excluidas.
  • Que recuerdes que son los últimos y los olvidados de nuestra cultura de la satisfacción, los que ocupan un lugar preferente en nuestra acción voluntaria.

LOS REQUISITOS IMPRESCINDIBLES SON:

  • Que tenga carácter altruista y solidario
  • Que su realización sea libre, sin que tengan su causa en una obligación personal o deber jurídico.
  • Que se lleve a cabo sin contraprestación económica.
  • Que se desarrollen a través de organizaciones privadas o públicas y con arreglo a programas y proyectos concretos

Se puede decir, que ser voluntario parte de un espíritu humanitario y compasivo de las personas. El voluntariado, la acción voluntaria, es el resultado de una libre elección. Se basa en el altruismo y solidaridad, dedica tiempo, su dedicación es continua y regular, es útil para la sociedad, está dentro de una organización sin ánimo de lucro, con un proyecto, una metodología y unos objetivos, se forma y se prepara.

Obtiene satisfacción en sus motivaciones personales.

Hazte donante

¿Quieres colaborar? Haz ahora tu donativo